Estás en: INICIO

CAPITALES BÁLTICAS

Las Capitales Bálticas constan de tres países de la costa del Mar Báltico: Estonia, Letonia y Lituania,  famosos por haber experimentado numerosos levantamientos en el pasado, por lo que durante bastante tiempo el turismo ha sido mínimo. Durante siglos han estado bajo el dominio de varios imperios Europeos con algunos períodos intermedios de independencia. El que todos compartan esta circunstancia y su proximidad geográfica confiere a estos países un bagaje histórico común pero diferentes lenguas y culturas. Su riqueza histórica, cultural, arquitectónica y artística no puede menos que atraer a los viajeros que están fascinados por la obra del hombre, mientras que sus magníficos paisajes y parques atraen a los amantes de la naturaleza.


  • ESTONIA

Estonia, el más septentrional de los Estados bálticos, recuperó su independencia de la Unión Soviética en 1991. Es un país llano en su mayor parte, situado en la orilla oriental del Mar Báltico, con numerosos lagos e islas. El territorio es en su mayoría agrario y forestal.

La lengua estonia está estrechamente emparentada con el finés y no guarda ningún parecido con las de las otras repúblicas bálticas, Letonia y Lituania, ni con el ruso. Más o menos una cuarta parte de la población es de origen rusófono.

La capital, Tallin, es una de las ciudades medievales mejor conservadas de Europa, y el turismo supone en torno al 15% del PIB estonio. La economía se basa esencialmente en la maquinaria, la alimentación, la metalurgia, la industria química y los derivados de la madera.

Los diversos pueblos que han dominado la región a lo largo de la historia (daneses, alemanes, suecos, polacos y rusos) han dejado su impronta en la cocina estonia. Son populares la anguila adobada, la morcilla y el estofado de cerdo con col fermentada.

Los estonios más insignes son el escritor Jaan Kross, cuyas obras están traducidas a más de 20 idiomas, Friedrich Reinhold Kreutzwald, autor de la epopeya nacional Kalevipoeg, y el escritor, cineasta, diplomático y político Lennart Meri.

  • LETONIA

Letonia recuperó su independencia de la Unión Soviética en 1991. Situada en la costa del Báltico, es un país de llanuras bajas pobladas de extensos bosques que proporcionan madera para la construcción y la industria papelera. Su territorio abunda en fauna y flora. Letonia también produce bienes de consumo, productos textiles y herramientas mecánicas. El país atrae a turistas de toda Europa.

La población se compone de un 59% de habitantes de etnia letona y un 29% de etnia rusa, y más de un tercio vive en la capital. Riga, fundada en 1201, cuenta con 730 000 habitantes y es la mayor ciudad de los tres Estados bálticos. Su estatua de la Libertad tiene una altura de 43 metros y es uno de los monumentos más altos de Europa.

El Parlamento letón, la Saeima, se compone de una sola cámara de 100 escaños, cuyos miembros son elegidos cada cuatro años por sufragio universal. El Presidente es elegido por el Parlamento, también cada cuatro años.

Entre los letones más conocidos figuran el pintor expresionista Mark Rothko y el compositor contemporáneo Pēteris Vasks.

Las especialidades de la cocina letona son las speķa pīrādziņi (empanadas de bacon) y una refrescante sopa fría a base de crema agria.

  • LITUANIA

Lituania es el más meridional, a la vez que el más extenso y poblado, de los Estados bálticos. Fue la primera república soviética en independizarse y restablecer su soberanía con la declaración de independencia del 11 de marzo de 1990.

El paisaje lituano es predominantemente llano, exceptuando las suaves colinas occidentales y las altiplanicies del este. La cota más alta es el Aukštasis, con 294 metros. Tiene 758 ríos, más de 2 800 lagos y 99 km de costa en el Mar Báltico, dedicada en su mayor parte a zonas de recreo y conservación de la naturaleza. Los bosques ocupan algo más del 30% de la superficie del país.

Un 84% de la población es de etnia lituana. Las minorías más importantes son la polaca y la rusa, que representan un 6% y un 5% de la población respectivamente. El lituano pertenece a la familia de lenguas indoeuropeas.

La capital, Vilna, es una ciudad pintoresca situada a orillas de los ríos Neris y Vilnia. La arquitectura de su casco antiguo cuenta entre las más sugerentes de Europa. Su universidad, fundada en 1579, es un complejo de estilo renacentista con innumerables patios interiores que forman una ciudad dentro de la ciudad.

El presidente de Lituania, elegido directamente para un mandato de cinco años, se ocupa principalmente de política exterior y de seguridad. El Parlamento unicameral de Lituania, Seimas, se compone de 141 miembros.

La especialidad culinaria lituana más conocida es quizá la sopa fría de remolacha. La patata es ingrediente habitual, y forma parte de preparaciones muy populares, como las tortitas de patata y los cepelinai, rellenos de carne, queso fresco o setas.

Ver circuitos de viajes a Capitales Bálticas >>>